ani(a)mal

Tan cerca, a veces, crece ante mí en todo su esplendor, un animal en el que siempre he creído y que había olvidado. Cuántas veces callas de haber visto algo excepcionalmente asombroso: sus fauces sobre mi clamor, la potencia

Cuántas veces callas tú, animal dormido de mí, entre mi más piel
una; la última hasta que llegaste de nuevo.
Aún espero tu respuesta a mi señal, no hablaré más hacia ti

De cuántas formas callas tú, animal dormido de mí, ante mí
de todas una; la primera cuando te dejaste quedarme
todavía la primera cuando me acabe de ir

Te lo diré entonces,
una fue todas las veces que entré en ti

Así pu(e)de(s) abrir

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: