archivo

Archivos Mensuales: marzo 2011

Como los niños pequeños
que salen del coche para dar saltos y mover los brazos
mientras esperan,
me esperaste.
Yo sólo y también quería escribirle cartas a Nora
para despuntuar también, después, con libertad
y tú, sabiéndolo, esperaste sin parar.

“Has de querer vivir ese instante de vida de modo que puedas aceptar haberlo ya deseado y tener siempre que redesearlo sin comienzo ni fin, aunque careciera, ese instante, como tú mismo , de identidad y de realidad: el extremo de la insignificacia. Has de querer.” M.B.