El ciclo

su piel se escamaba –aceite de coco–
era nieto putativo de una montaña de cadáveres judíos

su camiseta se repite –rayas azules y amarillas–
en cada autobús, parada de metro, centro de cultura contemporánea o bordillo

su neopreno se sigue rompiendo –cola de carpintero–
es tan sintético que excede a dolor mi sintaxis

solo su cámara me vio por dentro –verde, poblada, abierta y sincera–

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: